in Noticias

Tengo más dudas que certezas respecto a este asunto de cobros a los fotógrafos por tomar fotografías en espacios públicos. Entiendo todo el revuelo que se ha causado pero no entiendo si es realmente un problema o estamos haciendo un escándalo de algo que no lo merece.

El asunto, al parecer, nace a partir de esta interacción entre una estudiante de fotografía y la municipalidad de Surco:

179126_607413095936282_429189146_n

Lo que cuenta esta fotógrafa es un caso bastante común, me ha pasado más de una vez que los serenos de un distrito (específicamente en Lince y Jesús María) se han acercado a decirme que no puedo tomar fotos libremente sino que tengo que pedir permiso o pagar. Es evidente que existe un estado de total desinformación entre los trabajadores de la Municipalidad respecto a cómo tienen que hacer su trabajo en estos casos. La sola idea de que se acerquen a uno a pedirle identificación de “fotógrafo sin fines de lucro” o, peor aún, esperar que uno se acerque a la “administración” a solicitar “excepciones” es bastante ridícula.

Incluso si a uno le provoca fotografiar la fachada de un lugar comercial, tengo entendido que esto no puede ser limitado pues no hay legislación que lo prohíba. Incluso el la ley sobre derecho de autor admite la reproducción de una obra de arte expuesta en la calle. (lean el Decreto Legislativo 882, Capítulo 2, artículo 43°)

Sin embargo, siento que se están mezclando discursos alrededor de la discusión sobre el tema. Sobre estos no tengo una opinión clara sino muchas dudas (mentira).

Se ha creado un evento de Facebook llamado “La calle es de los fotógrafos”, donde se está organizando una movilización/protesta contra la Municipalidad de Surco por este caso en particular. ¿Esto es así?

En la página del evento dicen algunas cosas interesantes:

“Municipalidades como las de Surco, Barranco, San Isidro y algunas otras han impuesto un cobro a todos los fotógrafos que quieran hacer tomas diversas en sus distritos. Ni siquiera dejan a los estudiantes de fotografía hacer sus practicas sin antes exigirles un pago.”

No se si hemos leído el mismo caso o si ellos hablan de otro. Sin embargo, podemos asumir que se trata de ESE caso porque tenemos a la fotógrafa involucrada participando del evento. ¿La Municipalidad de Surco no está especificando que se hacen excepciones cuando se trata de estudiantes?.

Sí, textualmente dice: “Sin embargo, para los que son estudiantes se realizan excepciones”  Lo preocupante en este caso es que te obliguen a presentarte a una oficina a pedir excepción, pero la afirmación de la página parece incorrecta. Si acaso tienen información de otra situación en que lo sucedido fue de otra manera, sería excelente que la publiquen.

Luego dice:

“Así sean trabajos publicitarios debería ser anticonstitucional este cobro, sino los periodistas no podríamos trabajar, pues todos tendrían derecho a cobrar porque salen en una foto. Para eso está la SUNAT quien cobrará a la empresa fotográfica por los debidos impuestos.”

¿El trabajo periodístico es un trabajo publicitario?¿el fotoperiodismo es fotografía publicitaria? ¿si tomo una foto a alguien en la calle y la uso dentro de una publicidad no tengo que pagarle nada?. Yo creía que la diferencia era evidente pero luego de leer esto me quedó la duda.

He leído por ahí algunas discusiones tuiteras muy coherentes respecto a esta problemática; por ejemplo, algunos se preguntan cómo se hará la diferencia entre un fotógrafo profesional realizando un trabajo publicitario en la calle y un estudiante humilde trabajando a duras penas con su cámara análoga de 1986 prestada. Me parece una discusión bastante válida pues confirmo personalmente que muchos de los trabajadores y funcionarios de las municipalidades no tienen idea de cómo actuar ante estos casos y aplican la dinámica de “jodo-a-todos-y-el-que-sabe-sus-derechos-no-paga”. Por lo tanto, considero que la lógica del reclamo debería ser hacia definir correctamente los casos en que se debe realizar un pago o, en su defecto, re-pensar si es necesario hacer el pago.

A partir de esto: ¿es válido que una Municipalidad cobre cuando un fotógrafo profesional se encuentra haciendo una sesión de fotos con fines de lucro en un espacio público? Pensemos en ejemplos: ¿Han ido alguna vez al parque “el Olivar” a las 10p.m.? ¿Al parque del amor un domingo? sucede que muchas veces encontraremos fotógrafos (generalmente de bodas) realizando su arduo trabajo, ahora… ¿están usando libremente el espacio público para ejercer su derecho a la libre expresión o están haciendo uso del espacio público con fines de lucro? ¿es difícil diferenciarlo de un estudiante?

Cuando un fotógrafo publicitario usa la calle para una sesión de fotos la ocupa y la monopoliza. Instala cosas, encuadra como quiere, ordena y limita el tránsito de las personas que también tienen derecho a caminar por ESE espacio donde está el montaje que el fotógrafo realiza. Si veo que Mario Testino fotografía a Kate Moss en la plaza San Martín ¿me puedo meter en el encuadre y sacar la lengua o me van a botar a patadas?.

Tengo la sensación de que se están mezclando las cosas y se está creando un debate en torno a algo que no existe. Hay un problema, sí, pero no estoy seguro de que sea tal y como lo están planteando algunos.

Por ejemplo, la revista Dedomedio difundió en su FB el mismo caso haciendo el siguiente comentario:

“¿Te imaginas que la municipalidad de Cusco te empiece a cobrar por tomarte fotos en su Plaza de Armas?¿O que en Huanchaco tengas que pagar por retratar el mar? Pues eso sí ocurre en la municipalidad de Surco: S/. 50 el derecho a tomar fotos durante una hora y media. Y dicen que no es el único municipio que cobra por tomarse fotos. La pregunta es, señores alcaldes: ¡¿qué diablos tienen en la cabeza?”

De nuevo, me asaltan las dudas… ¿Qué dijo la Municipalidad de Surco en este caso? (que se puede leer 5 a centímetros debajo del comentario de Dedomedio)

“Le confirmamos que existe una tarifa para tomarse fotos profesionales en el parque, sea para el caso de Bodas, Quinceañeros, Graduaciones, etc.”

¿Hemos leído lo mismo? Lo que nos debería estar molestando es que se alquile el parque para bodas, quinceañeros, graduaciones, etc… porque son espacios públicos y no se puede limitar el ingreso a estos para realizar un evento privado. Pero sospecho que hay un severo caso de indignación automática que nubla el tan mentado sentido común.

¿Por qué me interesa escribir algo así? algunos pensarán que son solo ganas de joder, pero en realidad sucede que pienso que debemos empezar a desterrar esa vieja creencia de que los fotógrafos (y me incluyo) somos seres especiales y heroicos con derecho a todo. Deberíamos empezar a tomar el trabajo (y el arte) con algo de humildad y darnos cuenta que compartimos el mundo con gente y que nuestro trabajo (arte) es igual que el de todos. No tenemos “derecho” a retratar a nadie, solo podemos hacerlo. Y además tenemos la responsabilidad de acercarnos al mundo con respeto y humildad, pues nuestro trabajo tiene cierto poder.

Estoy cansado de ver fotógrafos refiriéndose a sí mismos como los bomberos de la opinión pública, los dueños de la verdad y los salvadores de la voz del otro. Cansado de algunas dinámicas dentro de la fotografía publicitaria que se presta tan pasivamente a mensajes discriminatorios y a la publicidad engañosa, aburrido de que algunos fotoperiodistas crean que pueden invadir un accidente para tomar un primer plano de una madre llorando para hacer la página de policiales más dramática y harto de que foto-documentalistas hagan historias en torno a la pornomiseria, sin siquiera averiguar el nombre de sus retratados.

No está nada mal organizarse y reclamar, pero esa lógica de la “turba indignada” no nos lleva a ningún lado.

Además, la calle es de todos.

Actualización – Sábado 18 de Mayo – 12:33 a.m.

Hoy por la tarde puse el link a este artículo en la página del evento en FB “La calle es de los fotógrafos“, lo hice porque me gustó que dijeran que el evento era también un “espacio de discusión para ponernos de acuerdo…”. además, cerraban preguntando “¿qué acciones debemos tomar frente a estos casos?” por eso me animé a dejarles un comentario, invitándolos a debatir quizá.

Si no me creen, les dejo una captura:

Comentario

Un par de horas después el administrador del evento cambió la descripción que contenía las afirmaciones que usé para este artículo, asumo que como reacción al comentario:

antesdespues

Me pareció curioso.

Luego alguien comentó mi post.. Ojo a esto: “PATÉTICO PARECES FUNCIONARIO DE LA MUNICIPALIDAD DE SURCO “. No tuve tiempo de responder, luego borraron el segundo comentario… ni idea por qué, ni quién.

En la madrugada borraron el link que les puse. Les dejo una captura de pantalla de toda la página.

Lo único que me queda hacer es agradecerles por darme la razón un poco. Tanto floro sobre libertad de expresión y terminan de esa manera. Tanta unidad y acción colectiva para terminar borrando un comentario divergente a las 12:30 a.m.

Gracias, en serio.

  • Renzo

    Interesante nota. Creo que el mayor problema (para mí) es la falta de uniformidad a la hora de cobrar las tarifas. Lo hacen un poco al azar, cobrando cuando se les da la gana, pero sin aplicar un criterio respecto al uso que se le van a dar a las fotos. Algo que no se mencionó es el cobro que se hace por hacer fotografías en los diversos centros arqueológicos, lo cual también se hace de forma muy dispareja. En algunos, como por ejemplo Machu Picchu, no se cobra por ingresar con cámara, pero en otros como Pachacamac o Caral sí se realiza ese cobro. E incluso en los lugares donde sí se cobra también se hace con poca uniformidad de precio entre los diferentes centros arqueológicos. Claro que también hay diferentes tarifas para profesionales y no profesionales, pero una vez me pasó que al preguntar en Caral cómo sabían si era profesional o no, me respondieron “Pues por el tamaño de la cámara” como si fuese una obviedad. Curiosamente si realizas fotografías aéreas de esnte centro arqueológico después no viene nadie a cobrarte.

  • Carlos V.

    Creo que las confusiones existen y persistirán, por las definiciones que se utilizan y cierta ambigüedad que pueda existir en las leyes y en las normas de las instituciones que regentan sitios públicos. Y claro el desconocimiento general en el que me incluyo.
    El título del evento de Facebook “La calle es de los fotógrafos”, podría ser más amplio y es que la calle es de la gente, y las instituciones públicas deberían facilitar su uso, con seguridad y con respeto a las leyes.
    Yo si creo que estas instituciones se exceden en sus atribuciones y hacen cobros irregulares sin prestar servicios que lo refrenden, pero también existen excesos del otro lado, personas o empresas que utilizan los espacios interrumpiendo su uso público sin que exista un equilibrio del costo-beneficio de sus acciones.
    En cierta forma estoy de acuerdo con tus ideas, y actuar como turba sin plantear primero fundamentos en los que crear verdadera consciencia no lleva a mejorar nada o poco.
    Sin embargo que las excepciones sean para fotógrafos, estudiantes, aficionados, me lleva a pensar que estamos viendo las cosas al revés de como debieron considerarse originalmente, y aunque estoy simplificando, el uso de lugares públicos debería ser generalmente gratuito incluso para fotógrafos (profesionales, estudiantes o aficionados), y la excepción, es decir el pago por el uso de espacios cuando este interrumpa, perturbe, incomode el acceso a otros.

    Algunas notas que reflejan que el tema da para un estudio basado en derechos, leyes y obligaciones.

    Las normas de los lugares públicos varía según la institución o municipalidad encargada, como las tarifas que aparecen en la página del Presbitero Maestro, que me parecen ridículas y además discriminatorias. (http://www.sblm.gob.pe/index.php?option=com_content&view=article&id=116&Itemid=338)

    Con unos amigos estamos haciendo un catálogo fotográfico de la zona monumental de Barranco, ayer una señora (abogada) quiso prohibirnos fotografiar en la calle ( ni siquiera a su propiedad) sin entender ninguna explicación*

    *DECRETO LEGISLATIVO 822 – LEY SOBRE EL DERECHO DE AUTOR Artículo 43º.- Respecto de las obras ya divulgadas lícitamente, es permitida sin autorización del autor:
    e) La reproducción de una obra de arte expuesta permanentemente en las calles, plazas u otros lugares públicos, o de la
    fachada exterior de los edificios, realizada por medio de un arte diverso al empleado para la elaboración del original,
    siempre que se indique el nombre del autor si se conociere, el título de la obra si lo tuviere y el lugar donde se encuentra)

    etc.

    • http://www.gdbsk.com Carlos Zevallos Trigoso

      Gracias Carlos, en general estoy muy de acuerdo contigo. No considero que deban existir excepciones sino que, tal y como tu planteas, se puede planetar un cobro justo cuando la sesión implique monopolizar el espacio público para realizar las fotografías. Quizá no logré dejar claro ese punto en el artículo, gracias por anotarlo.

      Saludos,