Boris Mikhailov (1938)

Portada

En una entrevista del 2011, la curadora Eva Respini preguntó a Boris Mikhailov su opinión acerca de quienes dudan del carácter documental de sus imágenes. La respuesta fue “Documentary cannot be truth”. En la misma entrevista, acerca de su obra “Case History”, Mikhailov ensaya algunas respuestas acerca del carácter de sus imágenes de indigentes ucranianos. La verdad, la imagen posada, el acto de pagar a los individuos fotografiados, la pobreza, la desnudez, la representación de una Ucrania post-soviética, etc. son algunos de los temas que surgen durante la conversación. Me interesa Mikhailov porque, como se puede leer en la entrevista, tiene una posición muy particular respecto a su quehacer fotográfico, el mismo que contiene una serie de matices interesantes para explorar.

Boris Mikhailov, Berlin, Germany, 2004  -Portraits (tomada de la web llesphotographes.com)

Autoretrato de Boris Mikhailov, Berlin, Germany, 2004 -Portraits (tomada de la web llesphotographes.com)

Ganador del Hasselblad Masters Award del año 2000 y considerado como uno de los fotógrafos más representativos de la Unión Soviética, en particular post perestroika. Mikhailov es un reto conceptual para para quienes persiguen la verdad en las imágenes documentales. Su trabajo es una constante paradoja; tuvo problemas con la KGB por la crudeza y sensualidad de sus imágenes, pero al mismo tiempo, al volver de Berlín, decide fotografiar indigentes en la ciudad de Kharkiv a quienes pagó para poder fotografiar, acto que parece justificar las razones de su censura. Un artista que desnuda (a veces literalmente) la degradación que lastima a los pobres de Ucrania, pero que al mismo tiempo debilita la veracidad de sus imágenes al remunerar a quienes se supone son un testimonio “real” de miseria y sufrimiento.

Continue reading